Guárdame un secreto…

Un día quise darle voz a lo inefable.
Acallar a las voces que proceden de nuestros estómagos.
Ordenar este desorden. Que es nuestro y solo nuestro.
Y, en parte, es bonito en la manera en la que intenta
encajar.

Un día quise,
obligar a las musas a quedarse,
hasta, por fin, comprender que no nos pertenecen
y saber salir del bache, de la caricia, el mimo y la ternura
de los días en los que están.

Entender que se dejaron llevar por otro olor diferente.
Que ya habitan en otros cuerpos.
Y, a pesar de que nos dejaron hastiadas, quebradas
ante un folio en blanco,
abrazamos la huída, a la espera de nuevos ciclones.

Que las palabras junten todos nuestros pedazos
y nos quedemos absortos
al volver la vista atrás y observar:
que estamos cambiando el mundo.

Para encontrar el equilibrio, de vez en cuando, es necesario oscilar.

 

Palabras & Catarsis es un proyecto de liberación emocional. Mediante la palabra, se produce un proceso de abstracción y autorreflexión para liberar las emociones internas.

Las emociones internas se convierten en relatos. Historias que conectan con las personas. Enternecen o remueven conciencias; seducen o provocan nostalgia, pero nunca, nos dejan igual.

Palabras que nunca pronuncié.

  • La publicidad en el pasado se creó para dar respuesta a la necesidad de las empresas de dar a conocer sus productos y servicios, es decir, ofrecer información acerca de los mismos. Con el tiempo, la saturación de los

  • En un mundo perfecto la sociedad sería justa y los ciudadanos, independientemente de su sexo, etnia o creencias, serían considerados como iguales, como ciudadanos de un mismo lugar, que luchan, evolucionan y caminan juntos. Ese sería un mundo inclusivo, honesto

  • Consumimos desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, y en ese proceso, en muy pocas ocasiones nos cuestionamos si quiera el origen de alguno de estos productos. Tragedias, como el derrumbe de una fábrica textil en Bangladesh debido a